Tri-seguidores de este blog

martes, 27 de diciembre de 2011

A LA HORA DE HACER BALANCE, LOS NUMEROS DICEN LA VERDAD (SEMANA 10/18)

No hace muchos días estábamos todos pendientes de que los niños de San Ildefonso, con sus afinadas voces y sus lustrosos uniformes, eligieran y cantaran la bolita con el número de la lotería que el azar o nuestra superstición hubiera depositado en nuestras manos, para de esa forma mejorar nuestra situación financiera, hacer desaparecer, o al menos disminuir, nuestras deudas, préstamos y "agujeros". Ahora que se nos acaba el año, los números vuelven a tomar protagonismo, ya que es el momento de cerrar el ejercicio y de evaluar los resultados de las empresas, las administraciones publicas, o, en nuestro caso, de los deportistas.


INTERLUDIO


Antes de hacer resumen del año 2011, corresponde realizar lo mismo con su última semana completa:

LUNES
MARTES
MIÉRCOLES
JUEVES
VIERNES
SÁBADO
DOMINGO
FUTBITO
CARRERA
GIMNASIO
NATACION
DESCANSO
CARRERA
CARRERA
CARRERA






Lunes: Algún día tenía que suceder... Si ya de por sí nuestro equipo era un poco inferior, a éso le sumamos que uno de mis compañeros venía muy "contento" de una comida navideña, el resultado fue el lógico, la racha tocó a su fin. Tampoco yo ayudé mucho, fallón adelante y discreto atrás.







Martes: Estreno de las zapatillas nuevas. Debería haber sido un cochinero, pero entre el frío que hacía, las ganas de probarlas y el coraje por la mala carrera dos días atrás hizo que fuese más rápido de la cuenta, 6 Km. a 4'31" de media.


Miércoles: Abdominales - 10x35, cuádriceps - 3x35 con 6 Kg y 2x23 con 12 Kg, biceps femoral - 4x27 con 6 Kg. Esta vez fue la decoración navideña en casa la que me quitó el tiempo necesario para la elíptica y la estática.


Jueves: La profe iba camino de tierras pucelanas para celebrar la navidad en familia. Hice un 4x500 en bilateral, un poco más lento de lo debido, a 10'58", 10'48", 10'38" y 10'42". A la ida y a la vuelta a la piscina, dos trotadas de 2 Km. con la mochila a la espalda, entre 4'45" y 4'55" cada uno.


Viernes: Comida de empresa + hacer la maleta + viaje a Granada = ¡otro vienne iguá, otro vienne iguá, otro vienne iguaaaaaaaaaaá! Ánimo, compis sevillistas, de todo hemos salido y de todo saldremos.



Sábado: Primera tirada más o menos larga con las zapatillas nuevas, por la Vega de Granada. Los primeros 5 Km. muy vivos, entre 4'38" y 4'48". Del 6 al 8 en ligera cuesta arriba, entre 4'50" y 4'52". A partir del 9 vuelta al calvario: las plantillas no están bien ajustadas dentro de las zapatillas, y me hacen un par de rozaduras-ampollas debajo de cada dedo gordo. Aguanto como buenamente puedo hasta el 14, entre 4'56" y 5'14". Los dos últimos, para rematar la faena, con dolores en los tendones por apretar demasiado la lazada, en 5'28" y 5'24". Total, 16 Km. en 1h 19' 37" a 4'59" de media. Mal pero tirando de casta, una vez más.




Domingo: Vuelvo a las zapatillas viejas, tiritas bien puestas bajo los dedos gordos y lazadas muy flojas, aun así algo de molestia todavía notaba.  Me cuesta un mundo arrancar, 1 Km. en 5'44". Decido ir por sensaciones, sin apretar más de la cuenta, sale medio bien hasta el 5, entre 5'15" y 5'21". Las piernas empiezan a avisarme que no les gusta la idea de correr en Navidad y se ponen vagas, del 6 al 16 entre 5'27" y 5'51". Conforme pasan los kilómetros los músculos se van aplomando más y más, del 17 al 24 entre 6'06" y  6'48", ¡en algunos tramos apareció hasta el 7 por delante! Algunos me comentásteis que lo de Los Palacios fue un día malo, yo lo considero más bien una serie de errores en cadena. El día malo de verdad fue éste, como para comerme la moral, pero acabé el entreno contra viento y marea. Por coco duro ya véis que no va a quedar la cosa.


FIN DEL INTERLUDIO


Pues como ya os conté en su momento, me gustan los números y cuando escribo me enrollo más que Fidel Castro en sus discursos maratonianos, a modo de resumen os dejo aquí reflejado una "pequeña" comparativa entre éste mi primer año competitivo completo y el pasado, en el que empecé a competir a finales de mayo.


1.- Pruebas Combinadas.

* 2010: 1 triatlón supersprint, 2 acuatlones.
* 2011: 1 triatlón olímpico (pirata), dos triatlones sprint, 1 duatlón, 1 acuatlón.

* Impresiones: de forma clara he ido a más en número de pruebas y en la longitud de las mismas. Me falta mucho por mejorar en ritmos (principalmente en bici) y en transiciones.


2.- Natación.

* 2010:  3 travesías y el relevo del Desafío Doñana (2.800 metros)
* 2011: 4 travesías y trofeo de relevos 100x100 en Cádiz.


* Entrenos 2010: más de 110 Km, casi todos en verano.
* Entrenos 2011: 116 Km, bastante repartidos a lo largo del año.

* Impresiones: Con mucha lucha, poco a poco voy recogiendo algunos frutos. Gracias a las clases de Irina la técnica se va puliendo, el volumen brutal e intensivo del verano pasado lo he sustituido por un entrenamiento más lógico y eficiente. La mejora se va haciendo notar, pero aún hay bastante trabajo pendiente.



3.- Ciclismo.

* Entrenos 2010: Sin datos fiables.
* Entrenos 2011: Redondeando un poco, unos 1.600 km.


* Impresiones: Si la novedad de 2010 fue la compra de mi primera bici de carretera, la de 2011 ha sido abandonar los arrastres y empezar con las calas. El volumen y la velocidad han ido claramente hacia arriba, pero tengo que seguir trabajando mucho en la misma línea para que deje de ser mi disciplina más floja y me penalice tanto en la clasificación final.



4.- Carrera.

* 2010: 2 medias maratones, 2 de entre 10 y 15 Km, 7 inferiores a 10 Km. 
* 2011: 9 medias maratones o más largas,  9 de entre 10 y 15 Km, 7 inferiores a 10 Km. 

* Entrenos 2010: sin datos fiables.
* Entrenos 2011: Aproximadamente unos 1.100 Km.

* Impresiones: Sigue siendo la disciplina donde mejor me manejo, aunque también donde menos he progresado en cuanto a ritmos se refiere. Sí ha aumentado bastante el volumen tanto de entrenos como el de las competiciones, muy influido por el relevo a pie del Desafío Doñana y por la preparación de la maratón. Para el año que viene, si quiero mejorar de verdad mi velocidad, los entrenamientos de series y de ritmos progresivos deben de ser más habituales y no una noticia cuando se producen.


En definitiva, me pasa como casi siempre: mejoro, pero no lo suficiente. Para eso me quedan más años por delante, en los que seguir teniendo nuevos caminos que descubrir, nuevos retos que afrontar y mantener la ilusión intacta, y que el niño que todos tenemos dentro (aunque algunos más escondido que otros) no se canse de jugar. Feliz Año Nuevo a todos, que se cumplan vuestros mejores deseos y que nos vaya a todos por lo menos un poco mejor, que tampoco es pedir tanto, ¿no?

miércoles, 21 de diciembre de 2011

PARADOJAS Y ENSEÑANZAS ENTREMEZCLADAS (SEMANA 9/18)

Por si algún despistado aún no está al tanto, se nos echan encima las fechas navideñas. La elección de estas fechas para celebrarla no es fruto del azar, se eligió a posta para que coincidiera con el solsticio de invierno (como muy bien saben algunos políticos laicos). En contra de lo que la mayoría cree, en este momento no es cuando estamos más lejos del sol, sino más cerca. El hecho de que haga más frío es por la inclinación de los rayos solares, no por la distancia.



Pues en sintonía con esta contradicción, el plato fuerte de la semana, que fue la Media de Los Palacios, tuvo muchos momentos de ese tipo. Os resumo antes brevemente el resto de los días:


LUNES
MARTES
MIÉRCOLES
JUEVES
VIERNES
SÁBADO
DOMINGO
FUTBITO
NATACION
GIMNASIO
NATACION
DESCANSO
DESCANSO
CARRERA




Lunes: Otra vez en el filo de la navaja, empezamos el partido emulando a Javi Varas y a Negredo frente al Levante, concediendo muchos goles tontos. Todo el partido a remolque, remontando poco a poco, no nos pusimos por delante hasta el final. En ataque marqué dos goles, aunque para variar fallé varios fáciles. En defensa muy luchador, como suele ser habitual en mi papel de "mosca cojonera".




Martes: Un poco encasquillado, 8 series de 250 metros en bilateral, con poco descanso entre cada una. Aunque no apreté en exceso tampoco era normal que en ninguna bajase de 5' 20".


Miércoles: Abdominales - 10x35, cuádriceps - 3x35 con 6 Kg y 2x20 con 12 Kg, biceps femoral - 4x25 con 6 Kg. Por falta de tiempo, no hice ni elíptica ni estática. Después tocó el masaje de descarga.


Jueves: La profe estaba ocupada, aproveché para repetir las series del martes. Las cuatro primeras entre 5'08" y 5'10". En la quinta primer "pique", 5'03". Lo pago en la sexta y la séptima (5'15" y 5'13"), nuevo pique en la octava, 5'03".



Viernes: Descanso precarrera. Aproveché para hacer compras, entre ellas las zapatillas nuevas para la maratón.


Sábado: "Descanso" entre comillas, jornada maratoniana por el centro de tiendas. Por la noche cena navideña con los amigos, "ideal" para ir ligerito al día siguiente.




Domingo: Voy en coche con Pilar hasta Los Palacios, allí habíamos quedado con Óscar y Sonia. Dejamos nuestro coche y nos vamos con el suyo hasta la salida en Bellavista. Mientras recogemos el dorsal de Oscar, el chip y calentamos, saludos múltiples a Antonio Mariscal, Antonio Morales, Quique, Ricardo, Antonio, David-Matraca, Lay, David-Bikila... y más conocidos de Óscar, fue un no parar. Cuando nos colocamos en la salida Óscar se va para adelante a la zona las gacelas, yo me quedo un poco más para atrás por prudencia.






La salida se retrasó esperando a los últimos autobuses, y aún así hubo algunos que cuando llegaron ya se había salido sin ellos, un gran fallo de la organización. Aunque no pierdo mucho tiempo desde el pistoletazo hasta el arco (unos 25 segundos), cuando en la larga recta busco el globo de 1h 35' que llevaba Lay lo veo muy lejos. Con lo fácil que soy para desbocarme en las salidas... Me esfuerzo en alcanzarlo lo antes posible, gran error por mi parte. Hago los tres primeros kilómetros por debajo de 4'20", demasiado rápido para mí. Me encuentro con David, se extraña de verme a esos ritmos. Tenía que haber sabido leer en la expresión de su cara lo que estaba tentado de decirme: "¡Aguanta el genio!".




Cuando alcanzo al grupo de Lay aflojo un poco y David sigue para delante. Sin apenas tiempo para recuperar el aliento, alcanzamos el primer avituallamiento que estaba en el kilómetro 4. Cometo otro error que marcará toda la carrera: cojo agua y bebo sobre la marcha. Con los pulmones aún a toda pastilla, esa combinación provoca la convocatoria de un viejo (que no querido) "amigo", que  como el turrón vuelve a casa por Navidad: empieza a visitarme el p... flato de los c... Al principio lo hace de forma tímida, de forma ligera, pero conforme pasan los kilómetros la molestia va en aumento.


Para que la "fiesta" no decaiga, continuo con mi racha de globerías: en vez de aflojar para que se me pasara, me empeño en continuar con el grupo, debido a la obsesión por hacer marca, y trato de quitármelo únicamente  dándome apretones en el costado con la mano. Apenas lo mitigo, y cuando llegamos a la cuesta del kilómetro 7, poco a poco empiezo a descolgarme. Mi ritmo va bajando lentamente de forma inevitable, en el 10 ya me voy a más de 5'/Km., a ritmo de entrenamiento. Paso el Km. 10 en 45'25", pero las sensaciones son muy malas y sé que hoy me va  a tocar sufrir de lo lindo. En ese punto Fernando-Tragabuche me saluda, con muy buen ojo clínico me avisa de la mala cara que llevo.



Conforme pasan los kilómetros mis piernas se van bloqueando y volviendo más pesadas. La única explicación que se me ocurre es que el forzar el ritmo en los kilómetros anteriores con la respiración entrecortada me ha hecho trabajar en anaeróbico, y el lactato ha inundado mis piernas a base de bien. Me adelantan corredores a porrillo, entre ellos veo a Antonio Morales, Quique, Antonio el amigo de Ricardo... Ya voy a 5'30", en el kilómetro 14 me adelanta el globo de 1h 40', y aún queda el puente...



A partir del kilómetro 15 la cosa empeora aún más, caigo hasta los 6'/Km, me adelantan hasta corredores empujando un carrito con su hijo pequeño. El dolor del costado durante tanto tiempo me trae por la calle de la amargura, durante un par de ratos voy andando y consigo aliviarlo un poco, pero las piernas ya no son capaces de remontar la situación. En el 17 soy adelantado también por el globo de 1h45'. Por un momento trato de seguirlo, pero desisto pronto, en mis condiciones es una esperanza vana. Menos mal que entramos en el pueblo, la alegría y el empeño con que nos anima el público para recibirnos "me da alas" y hace más llevadera la situación. A duras penas me arrastro los kilómetros finales, me dedico a dar palmadas a los niños para agradecer su apoyo y, quién sabe, ayudar a sembrar semillas de futuros corredores.


Por fin llego a la meta en 1h 48', mi peor marca en media maratón. Nada más llegar me saluda Javier, que ha entrado un poco antes que yo. Le comento mi pequeño suplicio, el cual me tomo con filosofía: siempre he pensado que se aprende más de los días malos y los errores que de los días buenos y los aciertos. No es la primera carrera que me sale mal por ser tan impulsivo y cabezota, el exceso de confianza hizo que levantara la guardia. No deja de ser curioso que cuando en mejor forma estoy me salga la carrera más mala, y el día que pretendía hacer mi mejor marca, haga la peor.



A la salida saludo a otros amigos que sí han hecho cada uno la carrera muy bien cada uno dentro de sus aspiraciones: Manu, Diego, Germán, Rafa... Después de un completo tour turístico por el pueblo buscando el coche de Oscar y Sonia, para consolarme un poco, nos dimos junto con ellos un almuerzo hipercalórico, y de postre más tiendas, ¡con lo que me "gustan"! Más me gusta mi sofá, que me reclamaba a gritos desde la distancia.



Como os podréis imaginar no estoy nada contento ni satisfecho con el resultado de la carrera, pero sí muy orgulloso del coraje y pundonor que puse para acabar la carrera de una forma medianamente digna. Un buen deportista debe de saber perder, y acepté con tranquilidad y resignación que me saliera el día rana. No negaré que por un momento se me pasó por la cabeza arrojar la toalla y retirarme o ir andando todo el rato hasta la meta,  pero si quiero acabar la maratón experiencias como la de este domingo te fortalecen la mente y te dan confianza para afrontar la dureza que me espera en los últimos kilómetros. Por lo demás desearos una Feliz Navidad a todos, ¡y no os paséis con las comidas, que luego hay que entrenar el doble o el triple para soltar el "exceso de equipaje"! 

lunes, 12 de diciembre de 2011

LA CONSTANCIA ES LA CLAVE DEL EXITO (SEMANA 8/18)




Ya habréis notado que me gusta ponerle a las entradas títulos rimbombantes y llamativos, no sólo para que sirva de reclamo sino porque así el que entre a leerla ya sabe más o menos por dónde van a ir los tiros. Hay semanas en las que conforme van pasando los días estoy dándole vueltas no sólo a lo que voy a escribir sino qué título le voy a poner. Esta semana lo he tenido fácil: me lo encontré escrito en una pizarra en la piscina, me gustó y lo vi muy apropiado para los que estamos como yo en medio del plan maratoniano.



Y es que esa frase es una verdad como un castillo de grande: cuando cursamos nuestros estudios, en nuestros trabajos, cuando hemos ido detrás de la media naranja que nos gustaba...  Ser constante no garantiza nada, pero ayuda bastante. Y qué decir en los entrenamientos deportivos. Evidentemente los hay que tienen un talento natural, y sin apenas esfuerzos obtienen grandes resultados. Para el resto de los mortales, el trabajo de hormiga nos permite construir una pequeña montaña aportando cada día un diminuto grano de arena, para luego treparla e ir subiendo poco a poco en nuestro estado de forma, en las clasificaciones y en nuestras marcas personales.


Pues a eso dedicamos nuestros entrenamientos diarios, a tratar de mejorar. Y si esos entrenamientos han sido como esta semana en buena compañía, con más gusto se realizan y todavía mejor sabor de boca nos dejan. Así ha quedado, bastante completa y satisfactoria:



LUNES
MARTES
MIÉRCOLES
JUEVES
VIERNES
SÁBADO
DOMINGO
FUTBITO
BICI
DESCANSO
BICI
NATACION
CARRERA
CARRERA



Lunes: Sigue la racha, de verdad que ésto no es normal. Pero esta vez el partido ha tenido muy poca historia, los equipos estaban muy descompensados desde el principio. Baste decir que ni siquiera cuando se quedaron 5 contra 4 pudieron remontarnos. En ataque un gol trabajado pero muchos fallos tontos, en defensa haciendo de fontanero todo el rato, tapando agujeros y escapes continuamente.



Martes: Tenía un poco abandonada la bici, pero me he desquitado a base de bien. Asistí a una de las quedadas de Ricardo, cuando llegué y vi las monturas que gastaba el personal ya me di cuenta que aquello me quedaba un poco grande. Luego charlando con cada uno se cumplieron mis expectativas: uno con 9 maratones por debajo de las 3 horas, otro con muchas marchas cicloturistas de hasta 200 kilómetros... También estaba por allí Manuel Olmo, fue él el que me reconoció a mí, con la vestimenta ciclista yo no lo había identificado. Su currículum es impresionante: 9 maratones, 3 Iron Man, 5 Titanes, 101 Km. de Ronda y otros ultrafondos... El ritmo fue muy alto, me quedé atrás varias veces, menos mal que me esperaron. En total fueron 76 Km. a una media de 29,7 Km/h. ¡Ni yo me creía que fuera capaz a estas alturas de rodar así tanto tiempo!


Miércoles: Después de un día tan bueno, tocó su contrapunto. No soy supersticioso, pero parecía que en el mismo día se me había cruzado un gato negro, mirado un tuerto,  roto un espejo, abierto un paraguas bajo techo y pasado por debajo de una escalera. Todo me salió mal, fue un día horroroso. En esas condiciones, no fui capaz de sacar ánimos ni ganas para ir a entrenar, sólo deseaba que se acabara el día lo antes posible.



Jueves: Quedé otra vez con Ricardo, esta vez sólo ibamos tres: su amigo Antonio, él y yo. Más tranquilos y porlo tanto con tiempo para charlar, por una ruta bastante parecida. Fue un día muy agradable, estuvimos intercambiando planes de futuro, el 2012 promete traernos muchas emociones. Hicimos 64 Km. a 26,7 Km/h, una media aceptable y más después del tute del martes.



Viernes: En esta ocasión tuvimos a un compañero de Irina nadando en la calle de al lado, Rubén, que ya ha hecho dos veces el relevo a nado del Desafio Doñana. A su lado parecíamos el antes y el después de los anuncios de televenta, se notaba que había estado nadando toda su vida. Hice 1.900 metros, con 3 series de 500 metros casi sin descanso, aceptables la 1ª y la 3ª (10'00" y 10'05"), regular la 2ª (10'15").



Sábado: Después de tantos meses de secano, echaba mucho de menos correr cerca de la costa. El entreno por Los Toruños y la playa de Levante fue no sólo muy agradable, sino con un resultado mejor de lo previsto. 15 Km. a 4'49", con mucha regularidad: 12 Km. entre 4'43" y 4'50" y los 3 últimos entre 4'52" y 4'54".





Domingo: Para la tirada larga, había quedado con Manu y varios amigos suyos con la idea de correr por la vía verde de Rota. Por motivos familiares él no estaba en la salida, cuando arrancamos ya se nota que ellos no van para hacer un rodaje tranquilo maratoniano, sino que es un entreno a ritmos muy exigentes. Me siento como Matías Prats Jr. y su célebre "¿Pero ésto que és?", que traducido resulta "¿Dónde me he metido yo?" Tras aguantar como buenamente puedo 4 Km. entre 4'30" y 4'40" (¡y éso era su calentamiento!) uno de ellos se ofrece a quedarse conmigo a un ritmo más  llevadero (alrededor de 5') , pues aún está saliendo de una lesión. En el Km. 7 él se da la vuelta, y al resto ya les he perdido la vista. Entre que ya iba bien servido del sábado y el "regalito" del principio, comienzo a ir a más de 5'15".


Tras llegar hasta el borde de la playa, me doy la vuelta, y me asomo a todos los carriles que veo para acumular metros y alcanzar la distancia deseada. Al salir de uno de esos carriles me encuentro con Manu, que me estaba buscando. Hago el resto del entreno con él, a un ritmo muy bajo (por encima de 5'30") porque ya no doy más de mí. Al menos éso me  permite ir charlando con él, y así ponernos al día e intercambiar muchas opiniones, echamos un rato muy ameno. En total hice 23 Km. en 2h 2', a 5'18" de media. La proyección apunta a un tiempo estimado de 3h 52', por ahí considero más o menos que estará mi "suelo".


Ahora que ya casi he completado la mitad del plan para la maratón, estoy bastante satisfecho con lo constante que estoy siendo, aunque aún tengo que mejorar en lo de correr más kilómetros a la semana. De momento ya he logrado algunos avances, pero tengo que seguir mejorando si quiero evitar que la maratón se me haga un mundo. Todavía queda mucho trabajo por delante, y continuaré dando el callo del mismo modo que hasta ahora, es la única manera de llegar al día "M"en las mejores condiciones posibles.

lunes, 5 de diciembre de 2011

ADAPTACION PROGRESIVA, SORPRESIVA Y ABRASIVA (SEMANA 7/18)




Los que lleváis ya tiempo leyéndome estaréis acostumbrados a mi tendencia a divagar, a pasar de un tema a otro, saltando de rama en rama, que por algo descendemos de los simios. Y precisamente sobre este asunto gira el comienzo de la "conferencia" de hoy, sobre la evolución. Aunque aún hay quien se aferra a posturas creacionistas, la inmensa mayoría acepta como válida la teoría de Darwin sobre la evolución de las especies. Resumiéndola en pocas palabras, si eres capaz de adaptarte a los cambios (clima, alimentos, competencia de otras especies), evolucionas y sobrevives, y si no, te extingues y pasas a los libros de historia, en el rinconcito que te corresponda.


A menor escala, en a lo largo de nuestra vida se van produciendo cambios a los que nos tenemos que ir adaptando, y también ocurre lo mismo dentro de nuestra faceta deportiva. Mis pies ya me estaban dando avisos, y antes de que me retiraran a los corrales he tomado las medidas pertinentes y he empezado a calzarme un par de esas "adorables" plantillas que al principio hacen que te sientas como un pato mareado. Ya la semana pasada realicé varios paseos con ellas, cada vez un poco más largos, y salvo ligeras agujetas, sobre todo en la inserción de los tendones en las rodillas, no me fue mal del todo.






Esta semana ya tocaba dar un pasito más, o mejor dicho unas cuantas zancadas. Me he atrevido a empezar a trotar con ellas, aunque fuera a ritmos al principio un poco bajos, y en general la respuesta ha seguido siendo satisfactoria. Pero como la perfección no existe, se me han producido unas pequeñas rozaduras en el pie, que han devenido en unas mini ampollas. No son en la planta sino en los cantos laterales, es un pequeño incordio que espero que con pequeños ajustes dejen de dar la lata.






Por lo demás, la semana ha sido bastante buena, sin ningún punto álgido pero con un volumen un poco más elevado que de costumbre, salvo la bici que se ha vuelto a quedar aparcada criando telarañas. Así ha quedado la cosa:


LUNES
MARTES
MIÉRCOLES
JUEVES
VIERNES
SÁBADO
DOMINGO
FUTBITO
NATACION
GIMNASIO
NATACION
DESCANSO
CARRERA
CARRERA
CARRERA
CARRERA
NATACION





Lunes: Sigo compitiendo con los merengues en su racha triunfal. Otra vez hubo un partido alocado:aunque fuese de cinco contra cinco, las defensas brillaron por su ausencia. Baste decir que entre los dos equipos marcamos más de 20 goles, parecía más bien un partido de balonmano. En defensa estuve igual de errático que el resto, en ataque cumplí a secas con 2 goles y 1 asistencia.



Martes: Aunque diga el refrán que "ni te cases ni te embarques", como casi siempre este día me "embarqué" otra vez a nadar. 2.000 metros bilaterales en dos series de 1.000, despacito y con buena letra para ir afianzando la técnica y acumulando volumen. Ida y vuelta desde casa trotando, los 2 Km. de la ida a 6' y 5'40", los dos de la vuelta a 5'40" y 5'30".


Miércoles: Abdominales - 10x30, cuádriceps - 10x30 con 6 Kg y 1x30 con 12 Kg, biceps femoral - 4x22 con 6 Kg, 13 minutos de estática. Antes y después, 3 Km. de rodaje por el parque, entre 5' y 5'30" cada uno.



Jueves: Como la profe estaba enferma, otra sesión de nado "volumétrica": 4 series de 500 metros bilaterales a distintos ritmos. En la tercera tuve un pique sano con un "armario" que iba por la calle de al lado, no me lo creía ni yo, pero fui capaz de aguantarle el ritmo. Cuando luego nos cruzamos en los vestuarios me miró con cara rara, como diciendo "¿De dónde ha salido el canijo éste?".








PROPIOCEPCIONANDO
Viernes: Cuando no es porque el cuerpo me pide siesta, es como en esta ocasión porque el trabajo me pide guerra, el caso es que para entrenar los viernes me siento como Tom Cruise en el papel del agente Ethan Hunt: Misión Imposible. Al menos aproveché a última ahora para quedar con mi compañero Diego y acortar por fin la cadena de la bici, espero poder probar pronto los resultados de la "operación quirúrgica".





Sábado: Primer entreno en condiciones con las plantillas. 10 Km. de carrera continua por mi querida Vega de Granada, a una media de 5' casi clavados (49'52"). Contento por lo bien que me sentí con las plantillas, a excepción de las rozaduras mencionadas, y también por la regularidad: 8 Km. entre 4'50" y 5'10", y 6 entre 4'55" y 5'05". Por la tarde, tras un paseo en aeróbico extensivo con merienda incluida, 2.000 metros más de natación bilateral, de una sola tacada.



Domingo: Misteriosamente, cuando me calzo las zapatillas me estorba muchísimo el "chichón" bajo el arco del pie. Es imposible correr así, por lo tanto me quito las plantillas y hago el rodaje largo sin  ellas. Los primeros 9 Km. por el Beiro y Genil abajo son en "semi-flow", da gusto correr sin que te cueste nada, entre 5' y 5'10". En el Km. 9 me veo forzado a parar por un incidente intestinal, os ahorro los detalles escabrosos, pero para los amantes de la literatura escatológica os remito a una antología de relatos blogeros para que podáis haceros una idea: Selu en el ICAN de MallorcaOscar en el Titán, Fernando en la Maratón de SevillaErbixa en el parque.



Entre el 9 y el 12 me cuesta mucho recuperar el ritmo tras el "parón fisiológico", y tampoco ayuda mucho el asfalto que hay cruzando Bobadilla y hasta llegar a las instalaciones de Puleva. A partir del 13, de nuevo por los carriles del Beiro y Genil arriba me recupero un poco, hasta el 17 entre 5'10" y 5'15". En el último (18) aprieto para redondear la media en 5'10", acabo en 1h 32' 56". Si hago la proyección me estima un tiempo para la maratón de 3h 49', ya estoy más o menos por los tiempos donde me quiero mover.


Aprovechando que esta semana tiene dos días de fiesta, y que de los otros tres sólo trabajo uno,
intentaré hacer otra semana de carga, a ver qué tal se da la cosa. Este mes y el que viene son los verdaderamente cruciales para hacer un buen trabajo y que luego el resultado sea el satisfactorio. También es la época de hacer balance del año que acaba y de marcarse los objetivos para el año que viene, en esa disyuntiva andamos todos y espero coincidir en muchas pruebas con cada uno de vosotros, sobre todo porque sería muy buena señal en la linea de meta. Ya me explayaré sobre estos asuntos en las próximas, que por hoy ya os he "castigado" bastante.

lunes, 28 de noviembre de 2011

LOS SACRIFICIOS A VECES OBTIENEN RECOMPENSA (SEMANA 6/18)


Evidentemente, a todos los que nos movemos por este mundillo nos gusta el deporte, pero si hablamos de entrenar puede que ya no obtengamos tanta unanimidad. Hay días que por calor, frío, lluvia o cansancio no apetece arrancarse, o bien por horarios es un contratiempo y lo descoloca todo,  y si tienes que ceñirte a un plan te ves forzado a  hacer ese entrenamiento a contracorriente. Todos los sacrificios de tiempo que le restamos a otras facetas de la vida al menos esperamos que no caigan en saco roto. En esta semana he tenido esa gratificante sensación, lo cual me hace estar especialmente contento y motivado para seguir entrenando con tanta dedicación como he estado haciendo en el último mes y medio, con vistas a llegar al maratón en las mejores condiciones posibles.


Así ha sido esta provechosa semana:


LUNES
MARTES
MIÉRCOLES
JUEVES
VIERNES
SÁBADO
DOMINGO
FUTBITO
DESCANSO
GIMNASIO
NATACION
DESCANSO
DESCANSO
CARRERA


Lunes: Nueva Victoria, que por cierto es el nombre de la cadena de restaurantes de uno de mis compañeros de partido (nunca está de más colar un poco de publicidad subliminal, je, je). Partido raro por la falta de quorum (si hay algún voluntario para la lista de suplentes, que dé señales de vida), jugamos 4 contra 4, tirando desde dentro del área y con portero-delantero (como cuando éramos chicos en el recreo..., ¡si es que no queremos crecer!). Este tipo de partidos me viene bien al estar en buena forma, son un correcalles de contraataques encadenados. Sólo un gol, pero muchas subidas por la banda enlazando con el delantero, di más asistencias que Magic Johnson en sus buenos tiempos.




Martes: Aunque tocaba "nadaje" regenerativo,  descansé para llegar bien fresco al importante test que me esperaba el jueves. Fue una medida correcta, como luego se pudo comprobar.

Miércoles: Abdominales - 10x30, cuádriceps - 3x30 con 6 Kg y 1x25 con 12Kg, biceps femoral - 4x20 con 6 Kg, bici estática - 12 minutos. Me salté la elíptica por el mismo motivo que el entreno del martes, al día siguiente tenía un reto en el que no quería fallar.

Jueves: 1.900 metros, dentro de los cuales tenía el desafío de nadar 1.000 metros en menos de 20 minutos. Era de los pocos objetivos del año que aún no había cumplido, y que todavía era posible. Creía que no lo iba a conseguir, pero fui capaz de regular las fuerzas y mantener un ritmo constante, logrando parar el crono en 19'25". ¡PRUEBA SUPERADA! Era una marca que tenía muchas ganas de obtener, es una frontera simbólica de cara a ir nadando cada vez a un nivel más aceptable en las travesías y los triatlones. No me cansaré de decirlo: por mucho esfuerzo y dedicación  que le haya puesto, sin la ayuda y el asesoramiento de Irina no hubiera conseguido llegar a este momento. ¡Muchas gracias, profe! Primera satisfacción de la semana, pero no fue la última... 


Viernes: Descanso semipasivo, ya que al igual que el resto de la semana me di un paseo con las plantillas para irme adaptando a ellas. Casi una hora por el parque Infanta Elena en Sevilla Este, muy bonito y poco conocido, había mucha gente corriendo. Luego me di el consabido masaje de descarga previo a la carrera.


Sábado: Salimos Pilar y yo para Córdoba, antes hicimos parada turístico-cultural en Medina Azahara. Sólo nos dio tiempo a ver el museo y el audiovisual, pero mereció la pena, nos quedamos con ganas de más, de la próxima visita no pasa que veamos la parte principal. Luego llegamos al hotel que tan acertadamente nos recomendaron Carlos e Irina, muy buena relación calidad/precio y con una situación envidiable, con vistas a la monumental Plaza de las Tendillas. Comimos en una terraza en Gran Capitán, no faltó el inevitable flamenquín. Por la tarde paseo por la Judería con Oscar  y Sonia, visitando el Zoco y la Sinagoga, merienda al lado mismo de la Mezquita... Por la noche recogida de dorsal y cena de la pasta y la fruta, de nuevo con Oscar y Sonia, y a la cama prontito a descansar.


Domingo: Coincidimos en el desayuno con Carlos e Irina, hicimos un buen repostaje previo. Llegamos a la zona de salida un poco tarde, no había forma de aparcar, me arriesgué y aparqué en la puerta de un taller mecánico (tuve suerte y no me "cascaron", ¡menos mal!). El único calentamiento fue ir a paso ligero hasta el guardarropa, antes de salir pude saludar a Álvaro y conocer a Miguel Ángel, con la "cesta de la compra" a cuestas :-D.  Para salir me situé en la zona media, más atrás de lo que me gusta, pero si no haces los deberes y no llegas a tiempo, es lo que pasa.



Como era de prever, pierdo mucho tiempo en la salida: unos 45 segundos para llegar hasta la línea del "metro cero", y el primer kilómetro a trancas y a barrancas en 4'40". No llevo las plantillas porque aún no he corrido con ellas, pero los paseos semanales me han dejado un poco de agujetas en la parte externa de las rodillas, debido al cambio de postura. Entre esa sensación extraña y la posibilidad de que me volviera a molestar el pie no las tenía todas conmigo, pero la rabia y el coraje de perder tanto tiempo al salir me hacen embalarme a partir del segundo kilómetro.


A esa aceleración excesiva ayuda la amplitud de las avenidas del recorrido y las pendientes descendentes en dirección al río, el pelotón se estira y se ensancha, cada vez es más fácil busca huecos para adelantar . Durante varios kilómetros consigo rodar por debajo de 4'30", manteniendo la respiración controlada. Cruzamos el río (Km. 3), callejeamos un poco y lo volvemos a cruzar de vuelta (Km. 5), corriendo un rato paralelos al río. A partir del 7º kilómetro me estabilizo en el entorno de 4'30", veo que las fuerzas no me abandonan y que las molestias no me afectan para seguir en buena onda. Llego al Km. 10 en 45'23" un poco mejor que en Motril, comienzo a pensar que hoy sí que puedo mejorar mi marca.


Bajo el pistón otro peldaño, comienzo a rodar entre 4'30" y 4'40", y en breve llegará la subida que
decide si la prueba va a salir bien o no, en la zona de El Brillante (Km. 12 y 13). Es una subida suave pero sostenida, me sorprendo a mí mismo subiendo bastante suelto y sin tener que reducir la velocidad, es en estos momentos cuando pienso que las sesiones de gimnasio me han dado el puntito de fuerza que me faltaba para momentos como éste. Cuando terminamos de subir viene una zona donde se alternan los llanos con las bajadas (Km. 14 al 16), y sigo yendo bastante bien. Empiezo a hacer cábalas de hasta dónde podré bajar, pero todo depende de si  pego o no el bajonazo...



...Y ése momento llegó en el Km. 17, más tarde que en La Cartuja (Km. 11) y que en Motril (Km. 14), pero llegó. Ya estoy más cerca de aguantar bien una media maratón hasta el final, pero hoy aún no era el día. Me voy a ratos a 4'50"y a 5'00", de vez en cuando doy un arreón pero dura poco. Cuando llego al Km. 20 en 1h 32'15" calculo que si consigo esprintar un poco hasta el final puedo bajar de 1h 37'. Por un rato consigo volver  a bajar de 4'30", pero de repente en una de las últimas curvas, una voluntaria nos grita "¡Al carril bici!" No sé en que estaba pensando ni a qué se refería, pero un corredor y yo le obedecemos a rajatabla, y cuando estamos dentro de él nos vemos obligados a esquivar espectadores, carritos de bebe... Entre esos regates, saltar la cinta y acordarme del árbol genealógico de la voluntaria (en ese momento en caliente no te acuerdas que está dedicando su día libre a que tú puedas hacer esta carrera), me descentro un poco,  al final llego a meta en 1h 37' 27".



Es una buena rebaja, un  minuto y medio, y si no hubiera perdido tanto tiempo en la salida con el atasco ni al final con el desvío in-voluntario (como diría Jesulín de  Ubrique), sí que hubiera bajado de 1h 37'. Lo importante es la sensación de aguantar con más fuerza, y de recuperarte mejor después de la carrera. Por si no había tenido bastante para cansarme, luego estuve una hora dando vueltas con la bolsa al hombro tratando de localizar a Pilar para volver al coche, le había dejado mi móvil y no habíamos quedado en ningún sitio en concreto (despiste mutuo). Para quitarnos el mal sabor de boca de buscarnos y no encontrarnos, comimos otro flamenquin, un salmorejo y un postre argentino de categoría, y después de comer estuvimos a los famosos baños árabes, que esos contrastes de agua a distintas temperatura hacen maravillas en las piernas.
 


Por supuesto esta semana la cuento entre las positivas, así que ya vamos 4 a 2. La que viene continuaré con el proceso de adaptación a las plantillas, ahora me toca empezar a trotar con ellas, cada día un poco más. Espero que el cambio no sea demasiado incómodo, si encima de que los días que corro son pocos los tengo que acortar, acabaré convirtiéndome en uno de los que dicen esa frase tan original, que por supuesto nunca ningún conocido os ha soltado tratando de hacer la gracia: "correr es de cobardes". No, cobarde es el que no trata de superarse a sí mismo, de un modo u otro, no necesariamente corriendo.