Tri-seguidores de este blog

jueves, 9 de junio de 2011

EN-WII-CHADO, FORMATEO CON ACTUALIZACIÓN Y P'N'P



De vez en cuando os muestro esbozos de otros aspectos que me caracterizan más o menos ajenos al deporte. Hoy os daré a conocer mi afición por la informática en general y por los videojuegos en particular. Los que sois más o menos de mi generación os sentiréis también como una "generación puente" en lo que respecta a cómo hemos jugado cuando éramos niños: hemos pateado la calle con los tradicionales escondite, poli y ladro, bote, pollito inglés, cielo voy, canicas, trompos, elástico, cromos, etc., pero también fuimos los primeros en jugar con consolas (Atari, Spectrum, Commodore, Amstrad...), maquinitas de bolsillo (con un sólo juego cada una, eso sí), las de cinco duros (al principio en blanco y negro y sólo con botones, los colores y el joystick llegarían después)...


Este tipo de juegos con los años han evolucionado una barbaridad: de las de bolsillo hemos pasado por la Game Boy, la Nintendo DS, y la PSP, con muchísimas más aplicaciones que la de sólo jugar. Las de bares y salones de  juego han ido introduciendo un número creciente de botones, mandos más realistas como volantes, pedales, pistolas y escopetas, visión subjetiva, tres dimensiones... y en las consolas ahora se vive una auténtica revolución con los mandos virtuales, la pionera fue la Wii, le siguió Kinect, ahora va a salir la Wii U...
 

Evidentemente, a la par que se perfeccionaba el "continente", el "contenido", es decir, los juegos propiamente dichos, también han ido mejorando. Del Pong del Atari, con dos rayitas y una bola en forma de punto cuadrado, a cualquier juego de ahora va un mundo. En cuanto a juegos deportivos, también los simuladores de fútbol o cualquier otro deporte han progresado de forma exponencial, permitiendo el juego en red, la caracterización de los jugadores... A los detractores que los ven como un peligro por ser un "comecocos" de cerebros tiernos y maleables, como todo en exceso tiene su riesgo si se convierte en vicio y adicción/dependencia, pero en su justa medida, además de ayudar a desarrollar la imaginación, también estimulan los reflejos, la agilidad manual, la coordinación, la percepción espacial...



Contra la crítica de que inhiben el esfuerzo físico, no negaré que tienen su parte de razón, aunque ya con los juegos de Decathlon e Hyper Sports, con lo de correr más rápido, saltar más alto o lanzar más lejos golpeando rápidamente los botones a más de uno le salían ampollas en los dedos y agujetas en los brazos (aparte de destrozar las teclas, claro). Y con el realismo de las máquinas modernas, puedes ejercitarte en tenis, beisbol, bolos, y muchos más sin salir de casa. La semana pasada sucumbí a la tentación consumista y me compré la Wii (os presento a mi "otro-yo" en la foto, se me parece bastante, ¿verdad? :-D ) Es increíble cómo te metes dentro del juego y de la tele, el resultado está muy conseguido.



Partiendo de la base de que reconozco que me gustan estos adelantos y novelerías, se me plantean las siguientes dudas: si siguen mejorando estos juegos, ¿qué pasará en el futuro con el deporte tradicional? ¿Las personas del mañana lo harán sólo delante de una pantalla sin salir a la calle? ¿Los equipos jugarán en red y on-line, y los estadios serán una reliquia del pasado? ¿Saldrán juegos de triatlon donde nadaremos sin mojarnos ni recibir golpes y sin perjudicar nuestra piel con la sal o el cloro, montaremos en bici sin riesgo de caernos ni de luchar contra el viento, y correremos sin sufrir por los rigores del sol, la lluvia o el barro? Espero  que no se llegue nunca a ese punto: nos alejaríamos de nuestra parte física de la vida, perderíamos en autenticidad, olvidaríamos los alicientes del riesgo y de la aventura.




Así que deseando que ese día no llegue, o por lo menos no lo vea yo,  continuaré practicando deporte del de verdad, tratando también de seguir en un proceso de mejora continua. Como la disciplina donde llevo más tiempo estancado es en la natación, al igual que a quien en el colegio se le atragantaban las matemáticas o el inglés recurría a la sapiencia de un profesor particular, en mi caso he recurrido a la misma solución. Y qué mejor si la persona que te enseña y ayuda es alguien a quien ya conoces y con la que coincides con las mismas preferencias por el deporte, disfrutando con los entrenos y competiciones.




Pues sí, ayer martes tuve mi primera clase de natación con Irina, que está dispuesta a hacer de mí un nadador de provecho. Tengo que cambiar mi estilo prácticamente desde cero, lo que había aprendido y progresado hasta ahora lo había hecho como casi todo lo hago en esta vida: como Frank Sinatra, "a mi manera". Y como de esa forma heterodoxa mi avance había llegado a un callejón sin salida, es mejor borrar la pizarra, e instalar un "sistema operativo" más eficiente que gestione mejor mis recursos. El primer día ha sido más duro que el hardware de mi cabeza, mis extremidades "periféricas" se descoordinan con los nuevos drivers, tengo que ajustar las configuraciones hasta que me adapte al nuevo lenguaje de programación. Por ganas y fuerza de voluntad no va a quedar la cosa, aunque mi cabezonería en este caso va a ser un arma de doble filo, ya que corregir los movimientos erróneos interiorizados y grabados en la ROM no será tarea fácil. Espero que no se me funda la placa base, y que la Project Manager no desista por la dificultad de adaptar un software moderno a un sistema tan poco flexible y de compleja parametrización como el mío.


Como ejemplo de lo cabezota y bruto que puedo llegar a ser, para muestra un botón, o sería más preciso decir, un par de arandelas y tornillos. Más concretamente, los que le tenía que reponer en mis calas después de la globería de haberlos perdido por no repasarles el apretado de vez en cuando. Resulta que es bastante difícil encontrar los tornillos y arandelas sueltos, y cuando hoy por fin han llegado a la tienda donde los había encargado y los he recogido, cuando en mi casa me pongo manos a la obra resulta que las arandelas son más grandes que las originales, y por lo tanto no caben en su agujero. Lo correcto hubiera sido seguir buscando hasta encontrar las adecuadas, pero... ¿qué son dos insignificantes milímetros de plástico después de habernos enfrentado a tantos kilómetros de piscinas, ríos y mares nadando, y de carriles, senderos, caminos, arcenes y carreteras  pedaleando y corriendo? "¡Eso no es ná!", te dices a ti mismo, convencido de que el plástico de las calas no va a ser más duro que tu insistencia.


Así que esta tarde, en lugar de un entrenamiento al uso, me he dedicado a la cutre-artesanía, y a base de papel de lija al principio, y cuando se me acabó la paciencia antes que el papel, con un cuchillo de cocina e incluso con la ayuda de un martillo (¡como en el primer juego de Mario, el Donkey Kong!), al final pude exclamar como mi admirado John McEnroe (al que únicamente me parezco en lo de ser zurdo y en mis arrebatos de genio, con la raqueta en las manos soy más torpe que Manolo Chaves cantando el Aserejé): "¡la arandela entró!" ¡A mi manera, pero entro! El P'N'P, para los menos entendidos en la materia, no ha sido esta vez "Plug and Play" (enchufar y listo), sino "Push and Press", empujar y apretar hasta que entrase como diría Del Nido, "Sí o sí". Os dejo la foto y juzguen ustedes mismos, si he conseguido que esa arandela acabe entrando ahí, ¿acaso no seré capaz de hacerme entrar a mí mismo en la línea de salida y "X" horas después en la línea de meta de cualquier prueba que me proponga y entrene debidamente? Como siempre os digo, por lo que de mí dependa no quedará la cosa.

14 comentarios:

Carlosgbg dijo...

jajaja no veas que bien te ha quedado la explicacion usando el argot informatico. Tranquilo que aunque ahora te cueste trabajo cambiar todo, con Irina vas a terminar echo una máquina de eso puedes estar seguro, ya se que no puedo ser imparcial pero lo creo firmemente.

Un abrazo crack!

Charlie dijo...

Para Carlos: je, je, es que todos tenemos algo de "máquina". Yo no lo soy ni mucho menos en el sentido de Gomez Noya, Eneko Llanos y similares, sino por lo rígido, inflexible y difícil de cambiar su modus operandi.

Si Irina consigue corregirme y hacerme nadar como Michael Phelps manda, podrá ponerlo en su currículum en negrita, subrayado, con asteriscos y de colores fluorescentes, porque mucho mérito tendrá por su parte, ¡y tela!

Un abrazo y hasta la próxima.

Barroso dijo...

yo tambien necesitaria unas pocas de clases de estilo en natacion ,se nadar unas pocas de braza, pero poco mas, soy de los que se remoja y punto,yo de chico era del trompo,canicas, pincho y futbol,de maquinas nada , saludos

Charlie dijo...

Para Barroso: siempre se está a tiempo de aprender, verás como disfrutas mucho más cuando sepas.

A ti quizás lo de las máquinas no te cogío a tiempo, pero en el fondo son más sanos y educativos (socializarse, aceptar las reglas, etc.) los juegos de siempre.

Un abrazo y hasta pronto.

Jose Prieto dijo...

Efectivamente Charlie nosotros no lo veremos pero quien diga hoy en dia que todo está inventado se va a estrellar. Yo tuve también un spectrum jeje y recuerdo como con una cinta y un cassete había que cargar el programa y ahora por donde vamos?. Lo mismo con los moviles, ahora ya puedes pagarte una cervecita con ellos. Y en cuanto al deporte ¿son lo mismo las mtb?, pues esperate otros cincuenta años y puien pueda que lo vea.
De mientras haber si sacan unas zapas que nos hagan correr mas.
Saludos

Charlie dijo...

Para José: el progreso del hombre se ha basado en ese continuo inventar sin descanso, el problema es que se inventan cosas tanto buenas como malas, esperemos que las primeras mantengan siempre el control sobre las segundas.

En mi casa también fue el Spectrum el que más guerra dio, si les dices a los niños de ahora que había que esperar entrre 3 y 5 minutos para cargar un juego, con muñequitos de pocos colores y pixelados, nos verán como unos anticuados, ¡y fue hace tan sólo veintipocos años!

En el deporte también hay muchos progresos tecnológicos, pero siempre debe prevalecer que el ganador sea el mejor deportista, no el mejor equipado. Por eso no me gustan mucho los deportes de motor, no compiten en igualdad de condiciones ni de lejos.

Un abrazo y hasta pronto.

Bellotatlon dijo...

Con ayuda técnica pronto evolucionaras un monton, yo lo que hago es que veo muchos videos y leo bastante sobre natación, pero los videos para eliminar vicios es lo mejor, un abrazo y a seguir en la brecha.

Charlie dijo...

Para Alberto: gracias por tus consejos, yo también he visto videos y webs sobre técnica, y me han servido para mejorar desde muy mal a regular, pero alguien que te ayude viéndote desde fuera observa fallos que tú mismo no te das cuenta.

Un abrazo y hasta la próxima.

Antonio Morales dijo...

Veo que la mayoría no va a cumplir ya los 40 no? Conocer el Spectrum o el Atari siginifica que tenemos unos añitos. Yo también era y soy (aunque ya con menos tiempo) un fan de los videojuegos. También soy un seguidor de cualquier avance que nos ayude o mejore el rendimiento pero estoy de acuerdo con que nunca supla nuestro esfuerzo.

Charlie dijo...

Para Antonio: yo todavía no he llegado a los 40, pero ya me va quedando poco, ¡cada vez menos! La tecnología y el progreso son positivos siempre que no eliminen la esencia de las cosas, en el caso del deporte la cultura del esfuerzo y de la superación.

Un abrazo y hasta la próxima.

Ricardo Cabrera Cosano dijo...

Cojones, me lo hubieras dicho, colega, yo tengo por ahí varias arandelas de esas, tío... En fin, buena entrada, como siempre, amigo.

Charlie dijo...

Para Ricardo: gracias de todas formas, me lo tomé como una competición más, la zapatilla y las arandelas contra el menda lerenda y sus herramientas, y al final con tesón, coraje y una mijita de embrutecimiento salí victorioso de la contienda ;-D

Me alegro de que te haya gustado, un abrazo y hasta pronto.

Jordi Vila Carques dijo...

CHARLIE, ME PASA IGUAL CON LA NATACIÓN. COMENTÁNDOLO CON UN COMPAÑERO DE ENTRENOS DIJIMOS DE EMPEZAR DESDE EL PRINCIPIO, PRINCIPIO... VAMOS FLOTADOR DE PATITO Y DESDE AHÍ PARA ADELANTE CON LO QUE VENGA.JAJAJA
UN SALUDO Y ÁNIMOS MAKINA.
AFUEGO

Charlie dijo...

Para Jordi: el que no haya pasado por ésto, no se hace una idea de lo que cuesta: es como cuando ya sabes medio hablar en un idioma y aprendes otro idioma nuevo. La sensación es de partir casi de cero, hay que esforzarse mucho, pero cuando empiezas a encadenar palabras y salen las primeras frases, saboreas más el resultados.

Muchas gracias de un maquinilla de afeitar a un máquina de verdad, un abrazo y hasta la próxima.