Tri-seguidores de este blog

lunes, 22 de agosto de 2011

TRABAJOSO Y TREPIDANTE TRIPLETE, TROCEADO Y TRUCULENTO




Pues al final sí pude hacer mi triplete veraniego, al igual que el año pasado. Ha sido un triplete trabajoso por los desplazamientos (a Chipiona, Chiclana y Rota), trepidante por lo intenso (distancias cortas a ritmos por lo tanto altos), troceado por su reparto horario con doble sesión el  sábado matutina y vespertina y el domingo por la mañana, y truculento porque habrá quien le parezca mucha tela, pero insisto en que es mucho más duro hacer una prueba más larga que tres cortas, teniendo tiempo para recuperarse entre una y otra y además alternando los deportes.






Los días previos, aprovechando las vacaciones, fueron de un volumen de entreno considerable, añadiéndoles además la calidad de la buena compañía: el lunes 65 Km. en bici desde Jerez a Gibalbín ida y vuelta con Daniel, con un mollete de jamón serrano a mitad de camino como avituallamiento de lujo. El martes series de ¡14! repeticiones ¡14!, repartidas  en ¡2 x 7! de cuestas en Rota junto a David y sus compañeros de club Andrés y Alberto. Sólo les pude aguantar más o menos el ritmo en las 10 primeras, en las cuatro últimas me fundieron los fusibles con su gran nivel, y me arrastré como pude mientras ellos seguían subiendo como si por el cuerpo en vez de sangre les circulase Red Bull. Menos mal que David me dío una camiseta suya, porque la mía estaba más empapada en sudor que si la hubiese usado Camacho. El miércoles hice otros 65 Km. en la bici, esta vez solo, entre Fuentebravía, Rota, Sanlúcar y Chipiona, acabando más flojo que las cuerdas vocales de la Duquesa de Alba. Y el jueves, para recuperar un poco, 10 Km. de rodaje cochinero por la playa de Levante (pegada a Valdelagrana) junto con Antonio Morales, charlando y agradeciendo el nublado, para no sudar más todavía.



1º.-  VI TRAVESIA A NADO "PICOCO-PLAYA DE REGLA" Ni bien, ni mal, sino todo lo contrario.




De las tres pruebas era la única que disputaba por primera vez, así que no tenía referencias de tiempo más cercanas que las otras travesías de este verano. La más parecida por la distancia (1.500 metros) fue el tramo a nado del triatlón olímpico pirata de Rota, en el que hice 28 minutos. Con las salvedades de si la medición era correcta o si me ayudó la corriente (se nadó entera en la misma dirección), era el punto de vista desde el cual evaluar el resultado que obtuviese.





Cada vez que visito Chipiona es para mí una situación muy especial, por haber veraneado allí muchos años, prácticamente toda mi infancia y parte de mi adolescencia. Fue en la piscina de mis primos donde en un cursillo aprendí, más mal que bien, a nadar lo justo para no ahogarme. Era bastante paradójica la situación de venir a hacer esta travesía en la playa de Regla donde, hasta que hice el mencionado cursillo, tenía que usar los tradicionales manguitos, flotadores o incluso la ya anacrónica burbuja de corcho. ¡Cómo cambia la vida!, ¿verdad?





Al igual que en muchos sitios de playa, el aparcamiento es bastante complicado. Me arriesgué a dejarlo en una calle ancha en doble fila (eso sí, con el freno de mano quitado), y volví a tener suerte: ni multa ni grúa. Espero que siga la racha, no está el horno para bollos. Ya en la playa una laaaaarga cola para pagar los 5 euros, recoger el gorro y que nos rotularan los brazos. La participación fue bastante elevada, hubo un total de 128 nadadores en categoría absoluta, y se veía que había muchos con un alto nivel y bien preparados, así que antes de empezar ya contaba con formar parte del furgón de cola.









De forma previa a que se disputara nuestra prueba, hubo tres travesías cortas de 100, 50 y 25 metros para menores de 14, 12 y 10 años respectivamente. Una iniciativa acertada de la que espero que cunda el ejemplo, para que desde pequeños le pierdan el miedo a este tipo de pruebas y no les cueste tanto de mayores atreverse con las más largas. Nos tocó salir con bastante retraso, pero en el fondo se agradeció, porque aunque la mañana se había levantado nublada y desapacible, conforme avanzaba poco a poco comenzó a salir el sol.





La salida en tromba como es habitual en este tipo de pruebas, hasta la primera boya leña a granel para después poder empezar a estirarse el grupo y tener hueco donde poder moverse. Las dos siguientes a la ida, las de color blanco, pasaron muy rápido, pero la de giro amarillo estaba más lejos de lo que parecía, y además las olas nos iban frenando, así que llegar hasta ella se hizo bastante duro. Poco antes de alcanzarla se pasa por un momento de confusión cuando nos cruzamos los que ya van de vuelta con los que aún vamos de ida, pues algunos se mezclan y hay amagos de choques frontales.



Ya a la vuelta se notan las olas a favor, gracias a ellas se avanza a muy buen ritmo. De vez en cuando me pego a alguno a sus pies, y luego trato de adelantarlo. La misma jugada también me la hacen a mí varias veces, por lo que el resultado final más o menos se compensa. Cuando salimos del agua, a diferencia de en otras pruebas, no nos dejan esprintar hasta el arco de meta, así que los restos de adrenalina al salir del agua nos los tenemos que comer con papas.





El tiempo que hice fue de 30 minutos y medio, peor que en Rota, pero más creíble al ser un recorrido de ida y vuelta, donde el efecto del oleaje se compensa. Aunque llegara a la meta bastante retrasado, quedé más o menos satisfecho,  teniendo en cuenta que no había entrenado la natación durante toda la semana, y que el hecho de ser el recorrido de ida y vuelta me cogía un poco fuera de juego. Mi particular premio fueron los 4 Kg. de uva moscatel que me compré, un manjar difícil de conseguir, ya que la mayor parte de la producción se destina a la elaboración del exquisito vino dulce de la tierra.


2º.- III CARRERA POPULAR "PINAR DE LOS FRANCESES". Mejorando pero menos de lo esperado.




La segunda prueba fue el sábado por la tarde en Chiclana. Además de Pilar también vino mi sobrina María, y nos desplazamos hasta allí acompañados de Daniel y de su hermano  Álvaro, fuimos en su coche. Fue gratificante al llegar allí poder orientarlos de cómo era el circuito y de los puntos más peliagudos, la información siempre es buena compartirla. Antes de salir pudimos saludar también a Diego, acompañado de su amigo y compañero de club Germán.





El circuito es lo más parecido a un cross por asfalto que he conocido: calles estrechas (con embotellamientos al principio), continuos giros (dificultando mantener el ritmo), muchas subidas y bajadas (ídem de ídem), asfalto irregular por las raíces de los árboles (peligro para los tobillos, hubo varios lesionados), y mucha hojarasca de pino en el suelo (había que estar muy atento para no resbalarse). Además, en el tramo que es por un carril de tierra, hay que tener mucho cuidado en el acceso y en la salida,  aparte de en los adelantamientos por los árboles que lo salpican. Como podéis comprobar es un recorrido complicado pero muy bueno para mantener la tensión desde el principio hasta el final.





Aunque la carrera se anuncia en el tríptico como de 2 vueltas de 4.000 metros, en realidad son tres vueltas de poco más de 2.300 metros, siendo la distancia total de aproximadamente 7.000 metros. El número de corredores fue de 468, 114 más que el año pasado, lo cual como ya he comentado complicó bastante la salida.  Aunque la tarde era calurosa debido al levante, las nubes lo mitigaron un poco. La otra gran ayuda para combatirlo correspondió a los vecinos de la urbanización, que amablemente ofrecían refrescar nuestros acalorados cuerpos con sus mangueras.


Salgo bien situado, intento no acelerarme más de la cuenta y poco a poco situarme y coger mi ritmo. Aguanté bien los 4 primeros kilómetros (4'15", 4'18", 4'23" y 4'23"), pero hacia el final de la segunda vuelta la dureza del circuito comienza a pasarme factura en mis flojos pulmones. Sin llegar a ser un flato en toda regla, los leves pinchazos me van lastrando junto con los elevados volúmenes de entrenos de la semana. Los tres últimos  voy cayendo poco a poco en picado: 4'36", 4'50" y 5'03". Acabé en 31'50", mejoré más de dos minutos y medio el tiempo del año pasado, pero comparado con otras carreras de distancias similares (Montequinto, Gerena, la de San Juan en Rota...) hice peor media. Ya sé que cada prueba es un mundo por sus características y condiciones climatológicas, el caso es que sigo chocando con mi particular muro de no bajar de 4'30" el kilómetro. Y en los próximos meses, con la maratón a la vista, el objetivo será más entrenar el fondo que la velocidad sostenida, así que no sé cuándo conseguiré romper esa barrera de una vez por todas.







Sólo había camiseta para los 200 primeros clasificados, me quedé muy cerca de conseguirla. De todas formas, Diego tuvo el detallazo de regalarme la suya. Le insistí en que no hacía falta, que tengo ya varios cajones llenos, pero cómo resistirme a un gesto de tan buen corazón como éste. No me cansaré de repetir que una de los aspectos que más me gusta del deporte es a la cantidad de buena gente que te permite conocer, y el de Diego es un muy buen ejemplo de ello. Tanto él como German, Daniel y Álvaro, además de grandes personas, son muy buenos corredores y quedaron todos por delante mía, yo me dedico a ir más atrás tomando nota de la carrera para luego poder contárosla a todos vosotros, je, je. 




3º.- 21/08/2011: TRAVESIA A NADO "PLAYA DE LA COSTILLA". Nunca es tarde si la dicha es buena.


Si bien en las dos primeras pruebas, aun obteniendo resultados satisfactorios, no terminé contento del todo, en la última del intenso triplete sí acabé bastante más a gusto con lo conseguido. El tiempo, como casi todo el fin de semana, más feo que Los Hermanos Calatrava (a mí todos me parecían feos, no hago distinciones), encima lloviendo a ratos. Las ganas de meterse en el agua eran más escasas que los puestos de castañas asadas en el Sáhara, pero ya que estábamos apuntados a la prueba había que realizarla por una cuestión de dignidad y de orgullo. En total nos atrevimos a lanzarnos al agua un total de 120 nadadores. Allí estaban Carlos e Irina, además de su hermana, que también nadaría, y de sus padres.




A pesar de lo fea que se presentaba la mañana, nos reunimos un grupo bastante numeroso de valientes, y eso se notó en la salida, la más accidentada con diferencia de todas las del verano. Había veces que me hundían los dos pies, y no con la mano abierta, sino que notaba los dedos agarrando, osea, que ya se pasaba del accidente a la alevosía. En esos momentos es difícil mantener la sangre fría y centrarse en nadar, nos sale nuestro lado más primitivo y predomina la defensa propia manteniendo nuestro espacio vital, dando más patadas que en las filmografías de Bruce Lee y Jackie Chan juntas. Después de girar en la primera plataforma la cosa se tranquiliza un poco, aunque de vez en cuando mis pies chocan con alguna mano, dejándome los dedos muy castigados.




Como la travesía es de plataforma a plataforma sin pasar por las boyas, la orientación es un poco más difícil que de costumbre. La ventaja de ir más retrasado es que me permite ir siguiendo al grupo, porque si de mí dependiese yo no veo la plataforma o la boya de turno hasta que no la tengo prácticamente enfrente mía. Al igual que en la ida del día anterior  nos tocó nadar contra el oleaje, así que esta circunstancia unida al cansancio acumulado hizo que me resultara la prueba un poco más dura de lo que me esperaba.



Cuando llego a meta me doy la alegría de ver en el cronómetro un tiempo de 18'30". Y eso a pesar de las olas en contra, cuando el año pasado hacía este tipo de pruebas las acababa entre 21 y 22 minutos. Me puse muy contento, se me da bien esta travesía porque hasta ahora era donde tenía mejor puesto en la clasificación, y ha sido aquí donde lo he mejorado. Al parecer el nadar por segundo día consecutivo, en vez de dejarme los brazos cargados me permitió reactivarlos después de la semana de letargo: si es que yo me conozco, eso de descansar no va mucho conmigo... ;-D






El verano tiene sus propias tradiciones: los chiringuitos, la sangría,  la canción del verano... (bueno, menos mal que ésta última está pasando a la historia ;-) . Otra de ellas es que Irina recoja su premio a la mejor de su categoría, aunque por algún error no aparezca en la clasificación. Su hermana también recogíó premio como segunda de la general, en este caso se puede decir con todo el rigor del mundo lo de que llevan la natación en la sangre. Sus padres también son deportistas, ambos corren y él también le da a la bici, así que no me extrañaría que con esos antecedentes mantengan la afición por el deporte durante mucho tiempo.


Tras encadenar estas tres pruebas me toca huir un poco del calor y pasar varios días en Salamanca, una ciudad que merece la pena, os la recomiendo para cualquier época del año. Allí seguiré entrenando la carrera a pie, buscaré rodajes largos sobre terrenos blandos (como dirían Los Refrescos, "Aquí no hay playa", pero de sitios para correr hay donde elegir). También trataré de batir mi record de distancia en piscina, este año quiero llegar a 3.000 metros, a ver qué tal porque no he hecho apenas entrenamientos largos últimamente. Volveré a la playa el finde y podré correr en Sanlúcar, a seguir pateando la arena hasta que me canse de ella o ella de mí, quién sabe.  

21 comentarios:

Charlie dijo...

Para Germán: muchas gracias por hacerte seguidor de mi blog. Mientras más competiciones hago, más buena gente conozco. Afortunadamente, ni las unas ni las otras se acaban nunca.

Un abrazo y hasta la próxima.

Diego dijo...

Tienes razón lo mejor del deporte es la buena gente que se va conociendo. Todas las pruebas te salieron bastante bien y estoy seguro que después de preparar un maratón te acercarás bastante a 4' en pruebas de menos recorrido. Nos vemos pronto. Te dejo mi e-mail: diego@biosheli.es

Charlie dijo...

Para Diego: es bueno conocer a buena gente, y todavía mejor mantener el contacto. Aunque me salieran las pruebas más o menos bien, siempre veo a mucha gente como tú que lo hacen mejor, y éso me sirve de estímulo para esforzarme más y tratar de seguir progresando.

Un abrazo y hasta la próxima.

maratonman dijo...

Seguro que te motivo mucho nadar en tu chipiona y volver a recordar aquellos veranos,yo la verdad nadar lejos,lejos,no me gusta nada y si encima se andan unos a otros con patadas menos aun,con correr y mi eliptica tengo bastante y si no caminar.Veo que de cualquier forma vas mejorando año a año asi que felicidades y como me dicen a mi no te preocupes con las marcas y ritmos que ya llegaran,ahora te toca centrarte en la maraton.Al pinar no pude ir porque tenia boda,ya nos veremos en otra.
Un abrazo.

Charlie dijo...

Para Rafa: nadar en aguas abiertas es muy bonito, pero las salidas son un caos (y éso que no me pongo de los primeros) pues aun así recibes y das, en mi caso sin querer.

Mejorar este año era fácil respecto al pasado verano, a partir de otoño se irá haciendo cada vez más complicado cuando compare pruebas con mejores marcas. De todas formas, es más importante la preparación de la maratón, las marcas son sólo referencias.

Un abrazo y hasta la próxima.

Antonio Morales dijo...

Vaya caña que te estás metiendo Charlie. No dejas pasar ni una prueba...no me exteraña que hagas alguna esta semana en Salamanca..jeje
Enhorabuena por tus tiempos en las tres, que demuestran las mejoras, aun haciéndolas consecutivas casi sin descansar.
Ah, fue un placer rodar contigo. Cuando quieras repetimos, a ver si puede ser para preparar ese desafío..

Charlie dijo...

Para Antonio: pues aunque esté aquí entre semana, el jueves haré un entrenamiento de trail por la sierra de Béjar que promete ser bonito y largo. Ya te contaré, tengo muchas ganas de volver a los carriles y al campo.

Mejorar las marcas del verano pasado era fácil, ya el año que viene costará un poco más. El rodaje estuvo muy bien, el próximo lo haremos por Los Toruños, que sé que te gusta y mucho. Lo del Desafío estoy gestionándolo, a ver si consigo alguna respuesta definitiva, te mantendré informado.

Un abrazo y hasta pronto.

Barroso dijo...

Dificil hacer un comentario,se me van,te decia que enhorabuena por tus exitos los entrenos llevados acabo estan dando su fruto,saludos ya te seguire mejor,saludos

Charlie dijo...

Para Barroso: me gusta aprovechar las vacaciones a tope, más adelante cuesta a veces buscar el hueco para entrenar o competir. Tengo pendiente la visita, no se me ha olvidado.

Un abrazo y hasta muy pronto.

Ricardo Cabrera Cosano dijo...

Charlie, me encantan tus entradas en el blog, de verdad que me lo paso bien leyéndolas... Qué alegría da leer un blog completo, sin faltas de ortografía, ameno y del que se puede aprender... Sigue así!!! Por cierto, ese 4:30 caerá antes o después... Yo aún haciendo la maratón es cuando más rápido me pongo, seguro que tú también!!!

Un abrazo, socio!

Álvaro Sánchez dijo...

Gracias por la buena compañía y por esa info previa sobre el circuito de Chiclana, que se las traía! Ahora mismo estoy convencido de que estás para bajar de 4'30 en un recorrido más llano y en el que te dejen llevar un ritmo más constante. Nos vemos en próximos entrenos y/o pruebas!

Un abrazo!

Charlie dijo...

Para Ricardo: me alegro de que te gusten mis macroentradas, la verdad es que tienen su trabajito. Supongo que en lo de aprender te referirás a los enlaces que pongo, porque de entrenos y carreras más tengo que aprender yo de vosotros.

Lo de los 4:30 se me está resistiendo, pero sé que si me pusiera a hacer más entrenos de series caerían pronto. Lo que pasa es que soy consciente de cuáles son mis objetivos, y le doy prioridad a las resistencia y los rodajes largos. Aunque me obsesione un poco, luego lo arrincono para que no me distraiga.

Un abrazo y hasta la próxima.

Charlie dijo...

Para Alvaro: sí que echamos una tarde muy buena, ¿habéis vaciado el coche de risas? Je, je. La información previa siempre viene bien, a mí cuando me la han dado en otras carreras la he agradecido, hoy por ti y mañana por mí.

Los 4:30 estoy convencido que caerán tarde o temprano. Lo importante son los objetivos principales, y ésos poco a poco los voy cumpliendo y pasando al siguiente escalón, que es lo de que se trata. Siempre hay que tener una brújula y un mapa para no perderse.

Un abrazo y hasta pronto.

Jordi Vila Carques dijo...

Charlie pedazo de finde semana, no estoy totalmente de acuerdo contigo en que sea más fácil hacer 3 pruebas cortas que una larga, los parones y traslados tambien merman el cuerpo, además seguro que cayo alguna cervecita con los colegas... jejeje
La próxima vez puedes probar de salir a 4:30 o incluso 4:35 hasta que la máquina este engrasada reservando las fuerzas para el tramo final de carrera, imaginaté invirtiendo los parciales del primer y segundo tramo... Seguro que te cambian las sensaciones terminando a 4:20 , 4:25...
Pruebalo.
Gracias por la cróniva makina.
Leyendoté me han entrado ganas de nadar y voy a ir un rato al mar.
Afuego

Charlie dijo...

Para Jordi: ni sumando el tiempo de los traslados se llega al número de horas que exige por ejemplo un Iron Man, como los que tú te metes entre pecho y espalda cada dos por tres.

Lo de salir más lento debo de probarlo, cuando he llegado a meta de menos a más me ha dejado mejor sabor de boca, pero también me queda la sensación de no haberlo dado todo.

A mí me tocaba hoy ir a nadar y me ha dado pereza, es que después de comer cuesta mucho arrancarse.

Un abrazo y hasta la próxima.

davidp3 dijo...

Si es que no paras figura. Hoy te echaremos de menos en la quedada, pero el Domingo te espero para la carrera de Sanlucar y luego fiestuky y arroz.

salu2 desde matraquilandia

Charlie dijo...

Para David: lo reconozco, soy adicto a las carreras. Pero como es un vicio sano, de momento no me quiero desenganchar, je, je.

Seguro que os lo pasáis muy bien, es una pena perderme la quedada, pero no se puede estar en todas partes al mismo tiempo. El domingo cuenta conmigo y con Pilar, para la carrera y la postcarrera.

Un abrazo y hasta pronto.

Jesús dijo...

Hola Charlie, soy Jesús el que llega tarde a todas las pruebas y casi siempre sin dorsal, je je je...

Muy currado tu blog, gusta leer aventuras de compañeros.

He ido a apuntarme a la carrera de Sanlucar pero 10 € me parece demasiado, iré en bici desde Chipiona, rodaré con la prueba y volveré en bici. A la triatlon de Chiclana si he podido apuntarme despues del palo de Rota.

Yo entreno en Sevilla en el Parque de Miraflores, en la Pirámide de momento a las 20:00, se junta un grupo a veces de más de 30 personas, una pequeña carrera popular de lunes a domingo. Aqui preparamos la maratón con varios grupos que se forman a todos los niveles, si te interesa mejorar creo que te vendría bien pasarte y probar con el grupo. Todo el que prueba repite y lo mejor es que esta gente sabe mucho de atletismo y aprendes de ellos.

Charlie dijo...

Para Jesús: bienvenido por aquí, ya hemos coincidido este verano tres veces, y el domingo en Sanlúcar serán cuatro.

A mí también me parece excesivo 10 euros para 10 kilómetros (es el precio normal para media maratón), pero como esa carrera me viene tan bien para el Desafío Doñana no me la quiero perder. Buen entreno vas a hacer tú con la ida y vuelta en bici, para preparar Chiclana te vendrá perfecto.

Gracias por tu invitación para Miraflores, del grupo de allí tengo pendiente de conocer a Inkel. Me pasaré alguna tarde por allí a partir de Septiembre, ya lo hablamos el domingo para concretar.

Un abrazo y hasta pronto.

Jose Prieto dijo...

Bueno D. Charlie veo que sigues con energia, este año lo mismo me hago una carrerita de montaña para probar, suerte en Bejar.
Saludos

Charlie dijo...

Para José: me gusta mucho una frase de una canción de Danza Invisible: "a quien no mueve los pies, se le para la cabeza". No es mal lema para un deportista, ¿verdad? ;-D

El senderismo en Béjar fue estupendo, ya lo contaré en la próxima crónica. Te recomiendo las carreras de montaña, es una gran experiencia. Hay una el 10 de Septiembre en Júzcar, la "Pitu Trail": http://dobletrailnocturno.blogspot.com/p/pitu-trail.html . Más Adelante: Turtedania, Jarapalos, Animal Trial, Inferno Trail... todas en Andalucía. ¡Suerte y anímate!

Un abrazo y hasta la próxima.