Tri-seguidores de este blog

viernes, 26 de noviembre de 2010

LA ÚLTIMA SERÁ LA PRIMERA, PERO LA PRIMERA NO SERÁ LA ÚLTIMA





Antes de que penseis que os habeis equivocado y que en vez de en un blog de deporte estais en uno religioso, os explicaré el galimatías del título de esta entrada: La última carrera que he realizado será la primera que voy a comentar. Ha sido mi primera media maratón, espero que no sea la última porque mi intención es seguir corriendo muchas más mientras que el cuerpo aguante.


Una vez aclarado este pequeño embrollo, comenzamos la crónica de la media de Camas.


Si aún queda alguien leyendo después de este jeroglífico-chiste tan malo, comentarle primero que enhorabuena por su paciencia, y después pedirle que se vaya acostumbrando, porque de vez en cuando se me ocurren chorradas como ésta, y si a alguien al final le hace gracia y todo, siempre habrá merecido la pena.


Bueno, como los pollos, vayamos al grano: en éste mi primer año competitivo, ya había realizado varias carreras entre 5 y 12 km (más adelante publicaré una entrada con un breve resumen de ellas, podéis consultar de qué carreras se tratan en la parte inferior izquierda del blog). Estuve apuntado a la carrera de Gines, de 15 Km, pero una inoportuna lesión en un dedo jugando al futbito me impidió participar en ella. Así que enfrentarme por primera vez a una media maratón con sus 21 km y 97 m he de reconocer que me imponía bastante respeto, al ser un aumento de distancia en el que sentía que me estaba saltando un escalón intermedio.



A pesar de ello, al llevar bastante tiempo ya entrenando (sobre todo los dos últimos años), me sentía con fuerza y confianza para intentarlo. Ya he comentado en mi primera entrada que mis puntos fuertes son la resistencia y la fuerza de voluntad, y por lo que he leído hasta ahora en los momentos difíciles se corre más con la cabeza que con las piernas. Ya había hecho varios entrenos de más de una hora, y el fin de semana anterior hice dos consecutivos de 1h 20' y 1 h 40', que me sirvieron para confirmar mis sensaciones de que ya estaba preparado para mi estreno en las medias maratones.


Pero como sin obstáculos ni dificultades no hay emoción, tan tradicional en estos meses como los anuncios de cavas catalanes, turrones alicantinos y juguetes para los más pequeños de cada casa, llegó mi fiel amigo el resfriado, el cual me tuvo los últimos días sin poder entrenar y con dudas de si conseguiría recuperarme a tiempo para la carrera. En una lucha contrarreloj que ni Induráin en sus años gloriosos, empeñado en recurrir sólo a recursos naturales, a base de zumos, fruta y varias duchas diarias con el agua hirviendo (los del gas se han forrado la semana pasada conmigo), fui poco a poco arrinconando a los puñeteros virus, que como las visitas pesadas no encontraban la hora para terminar de irse.





El domingo me levanté lo suficientemente recuperado para atreverme a intentarlo, así que me decidí a presentarme para el combate, dispuesto a dar toda la guerra que me permitiese mi convaleciente cuerpo. Me enfundé mi uniforme runner, y como parapeto para el frío el chandal calentito para no enfriarme antes de que se desencadenase la batalla. Llegué al campo de confrontación con el tiempo un poco justo, acompañado de mi reportera gráfica y esposa Pilar (a la cual por cierto en mi primera entrada no le agradecí por esa función). 





Antes de que se diera la salida, me dio tiempo a reencontrarme con viejos y nuevos amigos blogueros como el Tricaletero, Carlos e Irina, Tragabuche, Lay y Pinarello. Tras las fotos de rigor, cada uno salió y se formaron grupos según el ritmo de cada uno. En lo primeros kilómetros fui un poco reservón para ver qué tal respondía el cuerpo después de varios días sin actividad física y maltrecho por la enfermedad, y la verdad es que respondió mejor de lo que esperaba. Acompañado primero de Carlos y luego de Pinarello que iba en bici, la agradable charla hizo que apenas me costara el arranque.


A partir del Km. 3 me quedo solo (Carlos se queda un poco más atrás, y Pinarello va para adelante a buscar al resto), y empieza la cosa un poco más en serio. Hasta ahí había ido a más de 5 minutos el kilómetro,  como veo que me encuentro bien empiezo a apretar un poco, y a hacer parciales de entre 4' 40'' y 4' 50'', lo cual para mi estado de forma es bastante aceptable. Intento mantener ese ritmo todo el tiempo que pueda, pensando que como es habitual luego empezarán a dolerme mis dichosas rodillas, pero gracias a las medias de compresión que estreno aguantan mejor que nunca.


Para no desfondarme, cojo agua en el Km. 5. La bebo poco a poco, procurando así no atragantarme ni que me de flato, respirando varias veces entre cada buche. En el Km. 7 tomo otro gel (el primero cayó en la salida). Quizás sea una exageración, es casi  la primera vez que los pruebo, pero la inseguridad que me produce el estreno y la posible debilidad por el catarro me hacen tomar ese riesgo.


A partir del Km. 9 empiezo a notarme un poco más flojo, y los parciales se quedan en el entorno de los 5'. En la media acumulada voy por debajo de los 5' / Km, y me marco como objetivo mantener esa media todo el tiempo que pueda. Veo como a algunos de los que había ido adelantando me vuelven a adelantar a mí, pero tampoco pierdo demasiados puestos. El recorrido, después de dar muchas vueltas por las calles del pueblo, pasa a un carril de albero y por encima de un puente, hay que esquivar los charcos de la lluvia del día anterior.


En el Km. 11 vuelvo a coger agua, me cruzo por la zona del polígono con el Caletero y Lay (a Tragabuche no llego a verlo), y me dan ánimos. Ya llevamos más de la mitad de la prueba, y voy bastante bien. Luego soy yo el que me cruzo con Carlos, nos saludamos y animamos mutuamente. Cuando llego al Km. 14, me tomo el último gel, ya empiezo a confiar en que llegaré a la meta. 


En el Km. 15,cometo la globería de turno: llevaba el móvil encima para dar un toque a Pilar cada 5 Km. y tranquilizarla de que iba bien, sin problemas con el resfriado. Cuando voy a darle el tercer toque, veo que está bloqueado pero de verdad de la buena, no de los que se quita con el asterisco: llevo las manos pringadas de guardar el envoltorio de los geles hasta encontrar una papelera donde tirarlos, el gel se ha metido entre las teclas y no consigo pulsarlas. ¡Insuperable! Me desconcentro, y entre mis inútiles intentos por repararlo, el cansancio acumulado y las cuestas del pueblo en el Km. 16 empiezo a venirme abajo.




Empiezo a rodar de nuevo por encima de 5', ahora sí me adelantan muchos, pierdo puestos continuamente. Los Km. 17 y 18 se hacen bastantes pesados, además de repetidos (coincide el recorrido más o menos con el 6 y el 7). En el Km. 19 me llevo una sorpresa muy agradable: me cruzo cerca de la iglesia con Pilar, le doy el móvil que sigue sin funcionar). Aunque las piernas van más cargadas que las carrozas de la cabalgata de Reyes, ya sólo queda apretar los dientes y rematar la faena. Cerca del Km. 20 me hacen esta foto, no tengo un estilo muy trabajado pero no he venido a hacer un casting para la Cibeles o Gaudi, sino a conseguir mi objetivo, que ya lo tengo al alcance de los dedos.


Pasado el Km. 20 me cruzo con Tricaletero y Lay, que después de
llegar a meta todavía tienen ganas de seguir corriendo (Tragabuche también). ¿Llegaré algún día a ser tan jartibles (¡y tan grandes!) como ellos? Ya se verá. Cuando veo por fin el arco de meta, apenas quedan fuerzas para esprintar. Lo importante es llegar, unos segundos más o menos no significan gran cosa. Saludo a Irina y a Pilar  ¡LO HE CONSEGUIDO!




video


Recojo la bolsa y veo a todo el mundo dentro del pabellón estirando. Como buen novato, no tengo ni idea de cómo hacerlo, simplemente trato de no parar de andar para que no se me agarroten las piernas. Saludo y me despido de todos los conocidos (menos de Carlos e Irina, que se fueron muy pronto). Pilar y yo nos quedamos solos para la caldereta, que estaba bien rica. ¡Mis más sinceras felicitaciones a las cocineras!


Y colorín, colorado, este cuento-rollo se ha acabado. Muchas gracias a los que lo hayan aguantado hasta el final. La semana que viene os contaré qué tal me defiendo en la Alcalá Panadera, a ver si no me mojo ni me embarro más de la cuenta. ¡Bye!

9 comentarios:

Triatleta Caletero dijo...

Charlie ya te digo yo, que en menos de na, estas igual de jartible o más todavía que nosotros, amigo esto engancha y tu estas totalmente enganchado. Buena crónica. Enhorabuena y felicidades por tu debut en tu primera media maraton, que como bien dices solo será la primera de otras muchas, que espero compartir contigo. Un abrazo y suerte para Alcala. Vamoosssssss

Manuel dijo...

Que tal,esta será la primera de MUCHAS medias maratones,esto engancha y no vas a parar.Buena carrera y a mejorar,te veo fuerte asi que sigue asi chulo ánimo para alcalá y nos cuenta como te ha ido.saludos

Charlie dijo...

Para Oscar: gracias, machote. ¡no me queda ná todavía para alcanzaros! Pues de momento, así a bote pronto, estoy todavía a 13 minutos vuestros, casi ná. Como mucho, puedo salir con vosotros y aguantar un poquito mientras calentáis, pero como al Lay y a ti os falta tiempopara calentaros mutuamente... (sin mariconeos, eso sí :-D )

Bueno, ya nos contaremos qué tal nos va a cada uno, suerte y nos vemos pronto.

Charlie dijo...

Para Manuel: Muchas gracias pr tus ánimos, compañero. Gracias también por hacerte seguidor de mi blog. Visitando el tuyo, he visto que tenemos bastantes conocidos en común, espero que tengamos pronto la ocasión de conocernos.

Suerte a ti para Málaga, llevas unos entrenamientos muy buenos, seguro que te sale estupenda y haces una buena marca.

Un abrazo y hasta la próxima.

Charlie dijo...

Para Carlos: Muchas gracias, tocayo, por hacerte seguidor de mi blog. Suerte mañana para Córdoba, espero que no te mojes mucho, seguro que te sale muy bien y ojalá mejores tu marca.

Un abrazo y hasta pronto.

El Lay. dijo...

Me Alegre de verte charli y te doy mi enhorabuena por tu primera media con una muy buena marca colega.
Te escribo desde Cordoba que ma engañado el caletero la mamona jejeje.

Charlie dijo...

Para Lay: Muchs gracias por tus ánimos, campeón. ¡No me queda todavía para hacer buenas marcas como las vuestras!

Me alegro de que hayas conseguido dorsal para Córdoba, ya me contarás qué tal te fue. ¿Qué el Oscar te ha engañado? Pues será porque tú te dejas, je, je, je

Un abrazo y hasta la próxima, figura.

Angel dijo...

Enhorabuena por esta tu primera carrera en esta distancia y esperemosque no sea la ultima,jeje.

Te sigo, un saludo.

Charlie dijo...

Para Angel: Muchas gracias, compadre, y gracisa por hacerte seguidor de mi blog. Pues sí, espero que sean muchas más, mientras el cuerpo aguante, y que vayamos mejorando los tiempos.

Por cierto, por más que busco en el Google o en el diccionario no lo consigo. ¿Qué significa eso de imnuminioso?

Saludos y hasta pronto.