Tri-seguidores de este blog

miércoles, 20 de junio de 2012

TRIREENCUENTRO CONMIGO MISMO EN LA TERCERA TRIFASE AL CUBO


Tres tristes tigres... El perro de San Roque no tiene rabo... Jamás jamé jamón (bueno, alguna vez sí)... Si sigo sin encontrar curro, me podrían contratar como redactor de trabalenguas por los títulos que de vez en cuando se me ocurren, y además lo hago después de las competiciones, con el nivel de glucosa en el cerebro al mínimo, que en esas condiciones digo yo que tendrá más mérito, ¿no os parece?



Pues lo dicho, que después de tocar fondo en el Triatlon de Sevilla, por fin me puse las pilas y empecé a entrenar de forma más regular y correcta, sobre todo buscando mejorar en la bici. Haciendo muchas salidas de 30 kilómetros y una de 40, varias veces a la semana (normalmente dos, en alguna incluso tres), buscando hacerme con el plato grande y averiguar en qué piñón la relación entre velocidad de cadencia y fuerza obtenida es más adecuada para mí. Poco a poco la cosa mejora, pero aún me faltan muchos deberes por hacer para aprobar en Octubre en el Trisur, o bien en Septiembre en Rota o en Chiclana.



Por en medio, algunos entrenamientos de carrera, más bien pocos (uno de ellos fue un reencuentro por partida doble: en Los Toruños en compañía de Diego), un volumen aceptable de natación con series largas,  y un par de entrenos de trail con Javier, el primero en los pinares de Aznalcázar con varios amigos suyos esquivando las carretas que venían de vuelta del Rocío  y con visita al vado del Quema incluida; y el segundo los dos solos por el circuito de la Breña en Barbate, con mucha arena y varias cuestas salpicadas. En ambos mucho calor, alternando carrera con andar, pero con charla muy agradable, superando las tres horas de entrenos y afinando la resistencia de nuevo.



Con ese bagaje me fui la misma mañana del sábado para Málaga, sin prisa por la carretera, que ya las tendría por la tarde en la prueba. Me sentía un poco más en forma, así que el objetivo de mejorar en los tres sectores no era demasiado descabellado. Tras un poco de lío en la entrada con la nueva circunvalación (mi GPS está menos actualizado que mi material deportivo, je, je), y atravesando las obras del metro, conseguí localizar la zona del triatlón en la larga calle del Pacífico, la cual formaría parte luego del estupendo circuito de bici (ya lo elogiaremos más a fondo después). Una vez solventados los trámites de recogida del material identificativo y del check-in, busqué aparcamiento con bastante fortuna, llamé a Óscar y me dirigí de nuevo a boxes para encontrarnos, saludar a Roberto, que no nos veíamos desde Sierra Nevada, y nos fuimos  a comer pasta como está mandado: macarrones y pizza, aderezados como no podía ser de otra manera de charla deportiva.


Recogemos luego las últimas cosas del coche, saludamos a los Bikila que estaban aparcados muy cerca del coche de Óscar, y para boxes de nuevo. Nos enteramos de que al final sí estaba permitido el traje de neopreno, aunque no lo he vuelto a usar desde el Triatlón de Cádiz decido que me lo pondré (a la larga fue un error, pero me dejé llevar por la inercia). Las últimas horas antes de la salida estuvo nublado, dándonos falsas esperanzas de no pasar calor. Me coloco como siempre abierto para recibir los menos golpes posibles, y pitando para el agua cuando suena el bocinazo.



El circuito de natación estaba anunciado como cuadrangular, pero al final resultó ser un triángulo al cual darle dos vueltas. En la primera recta hasta la boya me defiendo bien y me protejo de los golpes, ya en la recta paralela a la orilla vuelvo a recibir un "efusivo abrazo" por encima del cuello (es que los triatletas somos muy "cariñosos"...) y algún que otro "achuchón" (eso sí, sin llegar al nivel de "escarceos preliminares"). No voy mal de ritmo, pero como siempre que he usado el neopreno, para alguien como yo que tiene menos flexibilidad en los hombros que los Clicks de Playmobil noto que no consigo aprovechar al máximo la amplitud de la brazada. Entre que llevaba tiempo sin entrenar con él y ser una distancia más larga, creo que me limitó mucho. Volviendo a la orilla me abro un poco más de la cuenta, y éso que siempre estuve vigilando a los nadadores más cercanos, pero si me fijo en alguien más despistado que yo, apañados estamos...


NADO COCHINERO
Cuando hago pie y miro el reloj, llevo sólo 13 minutos, menos de lo esperado (luego me enteré de que el circuito estaba corto), la carrerita hasta la playa, vuelta a las banderas y reentrada al agua me la tomo con tranquilidad para recuperar un poco de fuelle, 1 minutito en el que  podría haber recortado un poco de tiempo, pero bueno... En la segunda vuelta me noto más cargado de hombros, aun así mantengo un ritmo similar y la hago en 14 minutos, mucho más limpia que la primera como es lógico al ir ya más estirados. Doy la carrerita de rigor hasta boxes quitándome el neopreno con bastante soltura, veo que quedan por recoger menos bicis de las que me esperaba, y salgo a luchar en mi sector "favorito".


¡NO PUEDOR!

Empiezo con ganas, intento engancharme a alguno de los que me adelantan, pero van demasiado rápidos para mí. En las primeras vueltas trato de seguir la estela de algún grupo, pero un par de veces elijo un grupo equivocado (con decir que en uno de ellos iba Óscar creo que ya está todo dicho...), y a un trío que me estaba consiguiendo acoplar nos adelantó en ese momento un grupo más rápido que los arrastró con ellos, dejándome con un palmo de narices. En la tercera vuelta empiezo a flojear un poco, me recupero un poco en la cuarta pero vuelvo a dar un pequeño bajón en la quinta (con susto incluido al pasar por encima de un bidón caído con amago de tirón en el gemelo) y otro en la sexta. Aun así hice una media un poco mejor que en Sevilla e incluso que en Rota (30,5 Km/h), y siendo este circuito más largo (algo más de 43 Km, por encima de los 42 anunciados), pero era ideal para hacer una buena marca, y reconozco que no le saqué todo el partido posible.


Sobre el circuito quiero comentar que se ha demostrado que es posible compaginar un recorrido bueno para los triatletas y atractivo para el público con no alterar en exceso el tráfico. Al ser una avenida amplia dejaron las vías de servicio para los coches, y en algunos puntos había policías apostados para permitir el cruce entre un pelotón y otro (o entre ciclistas descolgados como yo). Ídem en los pasos de cebras para los peatones, vigilados en estos casos por voluntarios. Era muy recto, sin apenas glorietas ni curvas, salvo los dos giros técnicos de 180º en cada extremo (donde daba la nota con  mi "técnica depurada" je, je). Un gran acierto tanto de la organización como de la ciudad, ojalá en Sevilla se pudiera hacer algo parecido (¿La Palmera? ¿La Raza? ¿Carlos III?). Esperemos que lo permitan algún año. Por cierto, que se ha hablado mucho sobre "la soledad del corredor de fondo", pero que yo sepa nadie ha escrito acerca de "la soledad del ciclista paquete", y en éso yo ya tengo experiencia para hablar, ¿a que sí?


Cuando me bajo de la bici estoy mucho más entero que en Sevilla, pero de nuevo con amago de flato (comentando posteriormente la jugada, una de las globerías que tengo que pulir es aprender a beber del bidón sin tragar aire). El circuito es a cuatro vueltas por el paseo marítimo, mezclado con peatones y niños con bici. Voy bien de ritmo en la primera vuelta, en los avituallamientos ando al beber para que no empeore la situación. A mitad de la segunda vuelta, por animar a otros corredores el flato empeora, y debo de andar un rato hasta que mejora. Hago la misma tontería en la tercera vuelta con idéntico resultado. En la cuarta, con la boca calladita, aprieto al final para conseguir cruzar la meta en menos de 2 horas 50 minutos.


Me quedo satisfecho a medias con el resultado, notando una cierta mejoría pero sin estar tampoco para tirar cohetes. La natación fue un fallo técnico, la bici ya estoy un poco más cerca de conseguir engancharme a los grupos, y en la carrera lo hice bien dentro de lo que cabe. Ahora lo que toca es seguir entrenando, para las competiciones de verano y sobre todo para el Trisur en Octubre. En cuanto a lo enrevesado del título, aunque no lo parezca tiene su explicación: ha sido mi TERCER TRIatlón del año y el TERCER TRIatlón olímpico que hago, en la TERCERA edición del TRIatlón de Málaga. ¿Qué nota me pondría? Evidentemente un 3,33: progreso (poco) adecuadamente pero necesito (mucho) mejorar. ¡Tiempo al tiempo! Todo llegará.

25 comentarios:

Ricardo Cabrera Cosano dijo...

Buena crónica, Charlie!! Enhorabuena por el resultado, lo importante es seguir avanzando y seguir sumando muescas en nuestra cuenta de finisher, que parece que le quitamos el valor a eso nosotros mismos.

¿Te veo el sábado en Rota en la carrera de San Juan, no? Eso espero.

Un abrazo!

Jose Prieto dijo...

Está muy bien Charlie , siento no poder haberme juntado con vosotros pero estuve de viaje.
Espero compartir contigo el triatlon de Rota si no me he ahogado antes.
Saludos

Charlie dijo...

Para Ricardo: muchas gracias, evidentemente acabar es importante, y si se mejora y las sensaciones son buenas es una buena señal. Lo mejor fue que disfruté y me sentí más entero, ya seguiremos progresando poco a poco.

El sábado nos veremos en Rota, un abrazo y hasta entonces.

Charlie dijo...

Para Jose: no te preocupes, este verano vamos a tener muuuuuchas ocasiones para entrenar juntos, sobre todo ahora que te has animado con el tri. Espero que ademas de el tri de Rota compartamos también muchas carreras y travesías, la primera en Rota este sábado.

Un abrazo y hasta pronto.

PACO GACELA. dijo...

Felicidades campeón, como te han dicho más arriba lo importante es acumular y sumar carreras,,, oye te ha faltado la de; pablito clavó un clavito jaja, enhorabuena, saludos compi.

Charlie dijo...

Para Paco: muchas gracias, pero de campeón tengo poco, si acaso como en el VI Naciones de la cuchara de madera, je, je.

Hasta ahora había acumulado muchas carreras, este año quiero acumular muchos triatlones, es la mejor manera de mejorar, con la experiencia.

También me ha faltado: "el cielo está enladrillado..." :-)

Un abrazo y hasta la próxima.

Barroso dijo...

Buena entrada maquina nos veremos este Sabado , cafelito tempranero en el Casino ,saludos

Jose Mª Mariscal dijo...

Recibi tu correo Charlie, ya me hubiera gustado quedar con ustedes. Mucha suerte con lo tuyo. Un abrazo

Charlie dijo...

Para Barroso: por allí nos veremos el sábado, intentaré salir con tiempo para conocer el Casino, seguro que lo tienes de lujo.

Un abrazo y hasta pasado mañana.

Charlie dijo...

Para Jose Mª: no te preocupes, tenemos todo el verano por delante, ¿será por carreras y entrenos? je, je. Gracias por tus buenos deseos, lo mismo te digo, compañero.

Un abrazo y hasta pronto.

Antonio Morales dijo...

Buena carrera Charlie. Los resultados ya irán llegando. A ver si por fin coincidimos este verano, campeón. Un abrazo.

Charlie dijo...

Para Antonio: estuvo mejor que Sevilla por tiempo y por sensaciones, pero aun tengo mucho que mejorar.

Seguro que en verano coincidiremos, tendremos muchas ocasiones. Un abrazo y hasta pronto.

Abuelo Runner dijo...

De una manera o de otra, tu siempre estas en la brecha... tampoco se trata de tener que demostrar nada a nadie.
Igual te lo pasas mejor que los segundos y encima sufren mas que tu... nos vemos el Sábado en Rota.

Charlie dijo...

Para el Abuelo: tienes mucha razón en lo que dices, lo único que tengo que demostrarme a mí mismo es que soy capaz de hacer estas pruebas, y de disfrutarlas con independencia del tiempo que haga o en el puesto que quede.

Un abrazo y hasta el sábado.

balbuej dijo...

Buena cronica, mucho animo con la preparacion del Trisur. Y mientras tanto poco a poco haciendo camino y disfrutando de las cosas que te encuentres en él. A ver si nos vemos pronto!!

Charlie dijo...

Para Balbuej: lo has explicado perfectamente, se trata de ir disfrutando el camino. Cada vez que llegamos a una meta nos vamos poniendo otra, y luego la siguiente, pero el camino siempre esta ahí.

Un abrazo y hasta la próxima.

tri roberto gilarte dijo...

Felicidades máquina!!!veo k poco a poco le vas cogiendo el rollo. la verdad es k en bici iba la gente muy lanzada y costaba engañarse a algún grupo. no corrimos juntos la parte a pié por poquito. espero verte en más locuras. un abrazo

tri roberto gilarte dijo...

Felicidades máquina!!!veo k poco a poco le vas cogiendo el rollo. la verdad es k en bici iba la gente muy lanzada y costaba engañarse a algún grupo. no corrimos juntos la parte a pié por poquito. espero verte en más locuras. un abrazo

Charlie dijo...

Para Roberto: muchas gracias por tus ánimos, como ya he comentado alguna vez ésto es una carrera de fondo, y lo importante no es cómo se empieza sino cómo se acaba. Y yo espero acabar dentro de mucho tiempo, y mientras tanto disfrutar de todo el camino.

Ya coincidiremos en más ocasiones, un abrazo y hasta pronto.

Diego dijo...

Charlie, muy buena entrada. es un gustazo leerte. Nos vimos el sábado en Rota, pero las impresiones sobre San Juan las guardo para tu próxima entrada. ¡Ánimo en todo campeón!

Charlie dijo...

Para Diego: muchas gracias, si yo escribiera igual de bien que tú corres, ya me habrían contratado en Corricolari, Runners, Finisher o alguna de ésas, je, je.

El sábado echamos una tarde muy buena en Rota, pronto volveremos a coincidir en alguna carrera o entreno veraniego.

Un abrazo y hasta la próxima.

angel dijo...

Vamos charlie, mucho animo y a seguir mejorando, sobre todo en la bicicleta, que seguro que en nada le das pal pelo a oscar. Esto ya sabes, es cuestion de entrenar.

Un abrazo muy grande

Charlie dijo...

Para Angel: éso haremos, intentar mejorar, que al nivel que yo estoy se supone que es más fácil que empeorar, je, je.

En bici tengo que entrenar mucho, pero para alcanzar a Óscar necesitaría llegar por lo menos al siglo XXII.

Un abrazo y hasta pronto.

Leonardo Lora Garre dijo...

Olimpico? Eso es valor. Espero algun dia poder sentirme finisher en esa distancia. Un abrazo makina!

Charlie dijo...

Para Leo: por supuesto que un triatlón olímpico tiene su dureza, pero sin ir más lejos la maratón es mucho más sufrida al estar más tiempo compitiendo y exigiéndole todo el rato a los mismos músculos. Así que a poco que entrenes un poco la natación, ni lo dudes que un máquina como tú será otro de los que me despegue las pegatinas de la bici.

Un abrazo y hasta la próximo.